COLOMBO NET
INTRODUCCIÓN  A  COLOMBIA
La aventura a la realidad colombiana es producto del análisis detallado de las más diversas fuentes de información referidas al conflicto colombiano. El lector o cibernauta, debe detenerse a analizarlas, hacerse preguntas en relación con lo que lee o ve, pero lo más importante sería que participara en el la bitácora dialógica (Weblog). Para quienes deseen profundizar sobre algunos temas específicos de la realidad colombiana, siempre haré referencia a documentos hipertextuales que ayudarán a entender mejor el trasfondo social y económico de la zona del país a que haga referencia. Estos enlaces, en su mayor parte, son producto de investigaciones serias e imparciales; muchos de ellos aparecieron en revistas o periódicos nacionales, en videos o en la misma red de Internet.

En la sección “
Paginas Web” ofrecemos algunos enlaces fundamentados en una pequeña clasificación que permitirá conocer otros aspectos de la vida colombiana.

En nuestra aventura de búsqueda de la organización territorial, volveremos a encontrar como en los primeros años de la república (hacia 1780-1870) algunas ciudades que conforman el primer país:
El país urbano. En aquella época podíamos hablar de Mompox y Honda; Medellín; Socorro y San Gil; Cali y Pasto. En los periodos posteriores aparecen otras ciudades en el desarrollo del país urbano, cuyas economías, ordenamiento territorial y conflictos giran en torno al tabaco, al café, al banano, el petróleo o la coca. Dentro de este contexto en la actualidad, emergen cuatro grandes islas urbanas: Bogotá, Cali, Barranquilla y aun Medellín y desde luego las capitales de los departamentos, que ayudan a fundamentar el concepto de país urbano.

Paralela a la dinámica que vive el país urbano, conoceremos
el país de frontera que surge como producto de los fracasos de las políticas de la reforma agraria, que llevó a los campesinos a ampliar y profundizar los procesos de colonización selva adentro. En nuestro viaje conoceremos esas nueve grandes zonas de colonización: Serranía de Perijá; Urabá-Darién; Caribe: Sincelejo-San Jorge; Magdalena Medio; zona del Pacífico: Choco; piedemonte andino de la Orinoquía: Saravena-Arauca; La cuenca del Catatumbo; Meta y Guaviare; y Caquetá-Putumayo. Estas nueve zonas están bajo el régimen de la ley hobbesiana del más fuerte; allí imperan las redes clientelistas de la política tradicional; que apoyadas por el paramilitarismo, que hoy hace parte del gobierno, y el ejército vienen desarrollando una guerra con el movimiento guerrillero desde hace más de 46 años.

En
el país de frontera
, hay intereses de todo tipo, latifundistas (1), ganaderos, petroleros, tráfico de drogas, incluidos el transporte de insumos y productos para el procesamiento de heroína y cocaína y el tráfico de armas. A pesar de la gran riqueza de estas zonas, el Estado no ofrece a las personas que viven en estas regiones, las mínimas oportunidades de salud, educación, vivienda y seguridad. La riqueza se reparte entre las élites centrales, regionales y municipales, quienes administran un entramado de “violencia y legitimidad” con la ayuda de los grupos paramilitares, asesores extranjeros y el ejército bajo las políticas del “Plan Colombia” y su continuación “El Plan Patriota”. Estos dos planes de guerra van dirigidos a derrotar a los grupos guerrilleros de la FARC-UP y del ELN presentes en las zonas de colonización. El conflicto ha producido un enorme desplazamiento de colombianos al país urbano y ha costado la vida a miles y miles de compatriotas que viven en las zonas de guerra.

Por último nuestro viaje continuará por
el país rural tradicional donde siguen imperando las lógicas clientelistas coloniales y republicanas. Este tercer país se está convirtiendo, en un campo privilegiado del terror y la economía de la corrupción (2) apoyada por los grupos paramilitares de las mafias de la clase dirigente del país, quienes asesinan en forma selectiva a quienes se oponen a la continuidad de las prácticas coloniales y republicanas de las elites clientelistas municipales y regionales. Lo cual conlleva la presencia de los grupos guerrilleros.